trump-universidad

Donald Trump tendrá que pagar 23 millones de euros para saldar el fraude de su universidad

Según ha anunciado el fiscal general de Nueva York, Eric Schneiderman, el acuerdo alcanzado entre los demandantes y Donald Trump obliga al presidente electo a pagar 23 millones de euros en concepto de daños y perjuicios. Este acuerdo supone una victoria para los implicados en la demanda colectiva interpuesta contra el magnate, quien consigue así evitar la realización de un juicio al respecto.

Hasta este momento, Donald Trump tenía la obligación de hacer frente a tres demandas separadas relacionadas con la supuesta naturaleza fraudulenta y corrupta de los cursos y seminarios que realizaba en la conocida como universidad Trump, que fue cambiando de nombre con el paso de los años. Durante su campaña electoral, Donald Trump indicó continuamente que todas las acusaciones al respecto eran falsas y que iría a juicio para demostrar ante todos su inocencia. Sin embargo, este acuerdo millonario contradice estas palabras y obliga a Trump a reconocer una mala praxis en la concepción, organización y realización de estos cursos, por lo que tendrá que pagar aproximadamente 25 millones de dólares a los damnificados y hasta un millón más al estado de Nueva York en concepto de multa por haber violado sus leyes educativas. El mencionado fiscal general ha declarado su satisfacción ante este acuerdo, que ha indicado que proporciona justicia a los más de 6.000 damnificados por el sistema fraudulento organizado por Trump y que llevan años inmersos en un largo proceso judicial.

Esta decisión tomada por Trump supone un cambio radical en la forma en la que el ya presidente electo había abordado esta cuestión. Como indicábamos en el párrafo anterior, no solo había indicado durante su campaña que iría a juicio para demostrar su inocencia, sino también que él no llegaba a acuerdos extrajudiciales por cuestión de principios. También, como han indicado personas vinculadas al proceso, había intentado retrasar y disputar cada paso del proceso judicial que se había dado, haciendo que éste se retrasara varios años. Recordemos que la universidad Trump cerró definitivamente en el año 2010 y las quejas se llevaban produciendo desde antes de dicha fecha, por lo que el proceso se ha extendido casi siete años. Siguió con esta vía durante varios meses, incluso después de que en junio el juez Gonzalo Curiel, responsable de decidir sobre las dos demandas colectivas interpuestas, animara a ambas partes a llegar a un acuerdo. Por último, Trump también ha intentado descalificar a los responsables del proceso, acusándole de querer perjudicarle por su propia agenda. De hecho, puso en duda la capacidad del propio juez Curiel de decidir sobre el caso por el hecho de que procedía de una familia de origen mexicano, lo que despertó una gran controversia. No ha sido hasta después de las elecciones cuando ha aceptado la posibilidad de un acuerdo, lo sin duda se vincula a su deseo de terminar con esta cuestión antes de tomar el poder, lo que sucederá el próximo 20 de enero.

Si quieres saber más datos sobre este caso, te recomendamos que leas el artículo que se ha publicado en la página web de Forbes al respecto, en el siguiente enlace: http://www.forbes.com/sites/chasewithorn/2016/11/18/donald-trump-agrees-to-settle-trump-university-case-after-all/#33f63656160d.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *